19.2.09

A. MACHADO (Sevilla, 26/7/1875 - Collioure, 22/2/1939)


Para conmemorar o 70 aniversario da morte de Antonio Machado, temos esta semana no “Recanto da Poesía” unha pequena mostra da súa obra. Nela poderedes atopar os versos máis tristes e melancólicos, pero tamén os máis críticos e comprometidos deste poeta.

Boas lecturas.


Allá, en las tierras altas,
por donde traza el Duero
su curva de ballesta
en torno a Soria, entre plomizos cerros
y manchas de raídos encinares,
mi corazón está vagando, en sueños...
¿No ves, Leonor, los álamos del río
con sus ramajes yertos?
Mira el Moncayo azul y blanco; dame
tu mano y paseemos.
Por estos campos de la tierra mía,
bordados de olivares polvorientos,
voy caminando solo,
triste, cansado, pensativo y viejo.

Antonio Machado, Campos de Castilla

LA MUERTE DEL NIÑO HERIDO

Otra vez es la noche... Es el martillo
de la fiebre en las sienes bien vendadas
del niño. Madre, ¡el pájaro amarillo!
¡Las mariposas negras y moradas!

Duerme, hijo mío. Y la manita oprime
la madre junto al lecho. ¡Oh flor de fuego!
¿Quién ha de helarte, flor de sangre, dime?
Hay en la pobre alcoba olor de espliego:

fuera la oronda luna que blanquea
cúpula y torre a la ciudad sombría.
Invisible avión moscardonea.
¿Duermes, oh dulce flor de sangre mía?
El cristal del balcón repiquetea.
¡Oh, fría, fría, fría, fría, fría!

Antonio Machado, Últimos poemas